martes, 26 de julio de 2011

Te peinas a un lado

Hay pocos lazos de amistad tan fuertes que no puedan ser cortados por un pelo de mujer.

Santiago Ramón y Cajal



Imagen: Suzan Ball.


Te peinas a un lado
y dejas caer tu pelo hacia el otro
como si tuvieras algo que ver
con un atraco en blanco y negro.
Te has creído que los ángeles son demonios
y te vistes con un vestido
que persigue tus rodillas
como si hubiera que arrastrarlas.
Tienes pies y manos.
Ojos, claro.
Tu cuerpo recapacita sus caprichos
antes de concedérselos.
Has nacido para el baile, pequeña.

Ha nacido.

23 de Junio de 2011

No hay comentarios:

Publicar un comentario